Agradecemos a Jorge Rubio que se dió por vencido y se sacó el gato que tenía en la cabeza.

Seguro Jorge tiene humor y no se va a enojar!