Revelan misterio de las pirámides de Giza

Los antiguos egipcios aprovecharon el equinoccio de otoño para conseguir que estas edificaciones fuera construidas con una alineación casi perfecta y con sus caras mirando a los puntos cardinales, según un estudio publicado por el arqueólogo Glen Dash.

El científico señala que ocuparon un aparato llamado “gnomon”, una vara que se clava en el suelo, para seguir las sombras que cambiaban de posición y así construir las increíbles pirámides.

Según un reciente estudio del arqueólogo Glen Dash, publicado en The Journal of Ancient Egyptian Architecture, los egipcios ubicaron las pirámides de Giza aprovechando el equinoccio de otoño, fenómeno astronómico que ocurre dos veces al año (el otro en primavera) cuando el sol alcanza su punto más alto en el cielo y la duración del día y la noche son iguales.

Dash afirma que, durante el equinoccio, los egipcios marcaron los diferentes puntos que iba recorriendo la sombra de un “gnomón”, una vara larga clavada en el suelo, para trazar un arco perfecto. Una vez marcados, unieron dos de esos puntos y trazaron una línea recta, que definiría dónde construir las pirámides.

Los egipcios marcaron los diferentes puntos que iba recorriendo la sombra de un “gnomón” para trazar un arco perfecto. Una vez marcados, unieron dos de esos puntos y trazaron una línea recta, que definiría dónde construir las pirámides. Ilustración: Wilma Wetterstrom
“Quienes construyeron la Gran Pirámide de Giza ( Keops) la alinearon con los puntos cardinales con una exactitud de no más de cuatro minutos de sombra del arco, o un quinceavo de grado.”, explica Glen Dash en su estudio.

Para su estudio, el arqueólogo probó el método el 22 de septiembre de 2016, durante el equinoccio de otoño de ese año. No sólo comprobó que el método funciona y logra ese nivel de perfección, sino que también genera el mismo margen de error. Es decir, comprueba por qué las cuatro caras de las cinco pirámides dan al norte, sur, este y oeste con una desviación de 0,66 grados en contra de las agujas del reloj. La misma desviación que se consigue si se aprovecha el equinoccio de otoño.

Este estudio refuta un descubrimiento del año 2000 por la doctora Kate Spence, una arqueóloga británica de la Universidad de Cambridge, que aseguraba que los egipcios construyeron la gran pirámide de Giza en el 2478 a.C. mediante el análisis de la posición relativa de la Tierra y dos estrellas.

Las pirámides egipcias no dejarán nunca de maravillar al mundo entero. Ni de ser objeto de estudio para los arqueólogos que intentan descubrir sus misterios milenarios.

Comentarios en Facebook

About the Author

ElAmarillista.com
El Amarillista