Los cavernícolas del fútbol

Son una facción minoritaria. No son los verdaderos hinchas, pero se las arreglan para destacarse y opacar un espectáculo de fútbol.

Lo que debíó ser un festejo dentro un marco colorido en el estadio Doctor Aleajandro Pérez, terminó de la peor manera gracias a los cavernícolas de siempre.

Ante un buen número de simpatizantes tricolor saltaron al campo de juego, hubo gases lacrimógenos y gas pimienta en el sector que ocuparon los locales en la tribuna que da a la calle Alem. Lo que motivó una estampida inmediata, ya que había muchas mujeres y chicos. Incluso, el humo penetró en la zona de las cabinas.

Claro que la historia continuó sobre la avenida Alem. Algunos de los tricolores se cruzaron con los parciales del rojinegro. Abundaron las balas de goma, adentro y afuera de la cancha. Tanto que muchos espectadores mostraban al paso las secuelas de esa descarga.

Incluso, Claudio Petrizán –titular de la Jefatura Distrital–, terminó en el hospital producto de un golpe en el rostro.
Luego de muchos minutos de demora, los efectivos policiales lograron controlar a los más exaltados.

Lo que estaba todo dado para que fuera una fiesta, terminó en varios hechos violentos. Y perdimos todos.

Comentarios en Facebook

About the Author

ElAmarillista.com
El Amarillista