Economista de Harvard: “El viejo debate entre la derecha y la izquierda es irrelevante en este momento”

Parece que el mundo se ha puesto de acuerdo que Argentina debe formar parte del mundo. El aislamiento quedó en el olvido. No obstante esto, aún falta. Siempre algo falta.

El respetado economista de Harvard Jeffrey Sachs se encuentra en Buenos Aires para participar de los plenarios del llamado T20, el Grupo de Afinidad vinculado al G-20 que nuclea a think tanks de todo el mundo, en el que debaten ideas y proyectos de cara a la gran cumbre de jefes de Estado que tendrá lugar en la Argentina en noviembre próximo.

¿Cómo ve a la Argentina de estos dos últimos años?

Ayer entre las organizaciones estadounidenses que estaban en el cóctel de inauguración se debatía sobre si hay o no estabilidad en el país.

Argentina en el presente continúa dividida. El Gobierno está tratando de hacer las reformas correctas. Pero todavía no hay un consenso social para avanzarlas. Y por lo tanto, es importante que Argentina busque un consenso social que va más allá de elección a elección y que pueda ser de largo plazo, que sea una visión de 20 años, y donde se atienda a los problemas económicos, sociales y ambientales.

¿Qué le recomendaría al presidente Macri para que cree ese clima del que usted habla: un futuro con estabilidad y consenso, una sociedad menos dividida?

Yo recomendaría lo que recomiendo en mi país: que se establezcan unos objetivos económicos, sociales y ambientales. Una visión de largo plazo al 2030 Y que alrededor de ellos se logre un consenso, que sea un consenso más allá de un momento electoral político. Para llegar a eso, Macri tiene que movilizar a los distintos grupos de la sociedad, que tengan objetivos comunes y que se empiecen a discutir los distintos caminos para alcanzarlos. No lo recomiendo porque haya una receta, algo que no se hace ni siquiera en mi país, sino porque existe un marco que son los objetivos de desarrollo sustentable, que fueron adoptados por Naciones Unidas y que dan un gran marco de referencia para que cada país pueda trabajar hacia esos objetivos.

En Argentina sigue habiendo una pelea que en el mundo se está diluyendo porque, aunque hay una gran polarización, también hay extremos que se acercan al centro. Los críticos acusan a Macri de neoliberal y al kirchnerismo de izquierda, cuando ni uno ni otro son lo que dicen.

El viejo debate entre la derecha y la izquierda es irrelevante en este momento. El tema es el desafío de una economía moderna, que es una mezcla más compleja entre las responsabilidades del Gobierno y las del sector privado de la sociedad. Y sobre todo hay que darse cuenta de que todas las economías están en el medio de una gran transformación tecnológica, una gran transformación de energía verde, y por lo tanto hay que ajustarse a esta realidad y tener proyectos de largo plazo. A diferencia de los Estados Unidos, cuyo presidente es irracional, Argentina tiene en este momento un presidente que es racional y que por lo tanto puede proyectar una visión racional hacia el futuro para la Argentina.

El respetado economista de Harvard Jeffrey Sachs se encuentra en Buenos Aires para participar de los plenarios del llamado T20
El respetado economista de Harvard Jeffrey Sachs se encuentra en Buenos Aires para participar de los plenarios del llamado T20

¿No ve demasiado optimista que se llegue a alguna buena conclusión con un G-20 en Argentina, cuya meta es el tratamiento del futuro del trabajo en un mundo tecnológico?

Estoy muy feliz de que Argentina haya tomado esta cuestión, porque es realmente importante y aún no ha sido estudiado. Pienso que tratar el futuro del trabajo va a ser muy bueno para que el G-20 lo vuelque a la Organización Internacional del Trabajo, que tiene sede en Ginebra, uno de los cuerpos más importantes de Naciones Unidas. Y allí se le diga ‘esto es su área, es importante que usted (por la OIT) haga el trabajo extra, apoyamos lo que haga. Usted tiene la experiencia y la naturaleza del cambio en el trabajo con la tecnología, usted puede ser un socio importante’. Es por eso que soy partidario del G-20.

¿Qué opina de esta suerte de “patología” que el Gobierno de Macri tampoco puede domar y que se llama inflación? Pero al mismo tiempo su Ejecutivo no está pudiendo implementar las reformas y el ajuste de la economía en el medio del problema social.

Argentina es la última economía mayor en tener alta inflación. No es bueno para la estabilización y para una estrategia de mediano plazo. Ello puede mostrar un presupuesto por muchos años y no año tras año. Ese es el marco para crear estabilidad monetaria y una gran parte de la inflación que hay fruto de la alternancia de Gobierno, de la falta de confianza, y de un consenso sobre la política fiscal. Puede no haber una solución de largo plazo en este país, Argentina es muy vulnerable a la inflación porque además es lo que se espera acá, siempre ha estado acá. Creo que es importante que este país muestre que puede vivir con baja inflación. Creo que esa es la clave no para bajar ya la inflación pero sí para mantenerla baja.

¿Por qué está tan enojado con Donald Trump, que tiene una masa de seguidores que aún le creen a sus promesas?

Esencialmente es un individuo con la mente de un joven inestable, sin el conocimiento para hacer el trabajo y sin el compromiso para hacer el trabajo (la presidencia de los Estados Unidos). Tiene una falta de control de sus impulsos, no sólo como político sino también como ser humano. En un mundo nuclear, eso no me gusta. Y estoy bastante preocupado sobre él. No creo que nadie como él pueda ser presidente de los Estados Unidos. Para mí éste es un muy mal período. Sus seguidores tienen razones para haberlo votado pero lo que Donald Trump está haciendo no los está ayudando: ansiedad, ruido en la política nacional y global. Y además mucha división. Es una persona potencialmente peligrosa, no estoy feliz.

Comentarios en Facebook

ElAmarillista.com

Nos reimos con todos, no de todos. D.J.: E-commerce | Marketing Digital | PyMes | SEO | ADS Sys | TIC |